jueves, 26 de marzo de 2009

fideua en el cementerio

Ya no sé que hacer para poner más interesante el blog. Yo no soy nada de películas de terror pero el nombre me parece tan sugerente... El sábado pasado estuvimos comiendo fideua en casa de Inmica, que vive en Cementerio de Santa Escolástica, por eso llamamos a esta comilona Fideua en el Cementerio.

Los presentes (y los que se comieron los restos) pueden decir que me salió buenísima, aunque no me pone nada cocinar para tanta gente. La fideua no es complicada cuando es para pocos, pero estábamos 13 y varios gatos, así que le tuve que echar ganas de sobra, a parte de pescado. Cuando cocinas para muchos al principio empiezas con ganas pero llega un momento en que dices "ya estoy harta" y necesitas que todo se termine. Menos mal que este momento llegó casi al final.

La fideua me la enseñó mi primo David de Barcelona, que es la mar de apañao en la cocina. Yo la hago como él me la enseñó una vez, pero para esto es como para la paella, hay tantas como cocineros. Lo de utilizar el fideo más fino de lo que suele ser habitual me gusta de esta receta porque así se aprecia más el sabor del pescado.

Ingredientes:
- Fideos del nº2 (ni más finos ni más gordos)
- Cebollas (cuatro grandes)
- Caldo de verduras
- Una sepia o dos calamares
- Gambas (medio kilo)
- Mejillones (un kilo)
- Almejas (300 gr)
- Ali-oli


Elaboración:
Se pelan y se pican las cebollas -no demasiado pequeñas- y se sofríen en una sartén con un poco de aceite de oliva. La receta "original" dice que una cebolla por persona pero a mí me parece demasiado, así que le pongo media si somos pocos y a ojímetro cuando hay muchos. Se debe pochar a fuego lento, hasta que quede transparente, y mientras tanto vamos cocinando el pescado.

Ponemos en una cazuela los mejillones (ahora los hay buenísimos) con dos dedos de agua a fuego fuerte, hasta que se abran. Después los separamos de la concha y colamos el agua de los mejillones. En una sartén con un chorrito de aceite de oliva, hacemos las gambas vuelta y vuelta. Las sacamos y las dejamos enfríar un poco, lo justo para poder pelarlas sin quemarnos (que es cuando pillamos la gamba y no gritamos). Después se abren las almejas, echándolas en la misma sartén con un poco de aceite. A continuación sofreímos la sepia, que hemos cortado previamente en trocitos, hasta que suelte el agua.

Las cáscaras y las cabezas de las gambas se trituran con la batidora. La pasta naranja que resulta se cuela con un poco del agua de los mejillones y se echa a la sartén de la cebolla, junto con las gambas peladas, la sepia, los mejillones y las almejas. Se remueve todo con mucho cuidado y ya tenemos el acompañamiento de los fideos.

Por un lado calentamos el caldo de verdura en una olla hasta que hierva. Utilizamos una paella para hacer la fideua. Si no tenemos paella, podemos utilizar una cacerola de fondo ancho y poca altura. Echamos un poco de aceite de oliva -no mucho, como dos cucharadas- y a continuación los fideos para rehogarlos un poco. Cuando empiecen a pillar un color dorado añadimos el "acompañamiento" sin ningún miramiento, el caldo caliente de verdura y mezclamos con una pala de gran envergadura. En 10 minutos lo tenemos cocinado, retiramos del fuego y servimos con cuidado. (Es que me acabo de acordar que mi hermano nos ha mandado rimar todo el rato para practicar un estilo de una cosa que jugamos los jueves, que por cierto nuestro equipo es el último).

Lo mejor es acompañarla de ali-oli, una mayonesa con ajo por la que te multan los polis. Como Inmica tiene porra, la hizo con la gorra. Al principio puede parecer un poco fuerte aunque con la fideua queda de muerte. Nosotros nos chupamos los dedos, y con la sangría del Blete nos pusimos un poco pedo.




La señora anfitriona se curró una ensalada de frutas, que de lo buena que estaba creo alguna disputa. También había bichos a la plancha: langostinos, chipirones y navajas sin revancha. Otro día repetimos, a ver si tenemos suerte y nos la hace mi primo.

6 comentarios:

AlRutan dijo...

Bua! Qué pedazo de receta... Ahora, coincido contigo en un par de cosillas:
demasiada cebolla y a ver si la próxima vez te la cocina él... Porque o estábais jugando al teléfono, como los de Verano Azul, o creo que se le fue la pinza. ¿No será caldo de pescado? Es que no sé, pero será que vivo junto al Mar y me influye así como la Luna, pero me da a mi, que hay un error de transcripción...
Lo dicho, con todo el cariño para ambos... no quisiera yo meterme ande no me llaman. ¿No?

rotulator dijo...

en la receta original (que es tuya) el caldo era de pescado. en concreto un caldo de puerro, nabo, zanahoria y cabezas de pescado. esta vez lo hice sólo con verduras porque era el que tenía en ese momento y según mi madre "la fideua ya tiene bastante sabor como para preocuparse por no tener caldo de pescado". yo siempre le hago caso a mi mae en temas culinarios, así que seguí sus indicaciones y me salio chupis (como dice marisleysis).

la última recomendación de mi progenitora que me resisto a probar es que la fideua no lleve nada de bichos con cáscara. así que tendría que prescindir de las almejas y mejillones que a mí me gustan mogollón. quizás le dé una oportunidad y así susana la puede probar pues es la enemiga número uno de esos moluscos anaranjados.

Neikos dijo...

A mí me perdonarán meterme donde no me llaman pero creo que me decanto por la opción de la mae. En la fideua como en la paella los billos con cáscara me escaman!

Hablando de paellas, AlRutan no conocerá el verdadero proceso de hacer paella? Yo estoy por pedirlo en mi próximo viaje por tierras alicantinas...

rotulator dijo...

el verdadero proceso de hacer paella lo conocen mis tíos valenciano-jerezanos paquipe, de los que ya os hablé en otra ocasión. para mí la mejor paella del mundo mundial junto con la paella de la estrella, ya que de formar bucles se trata.

si AlRutan se acuerda de la receta de los tites o se sabe otra mejor que la escriba. yo por ahora no me atrevo a profanar tan rico alimento.

Neikos dijo...

Mira que intenté ir allí la última vez que estuve por Cabo de Gata, pero justo cerraban los lunes. Nchts!

AlRutan dijo...

lo lamento, pero no seré yo quien profane la receta, que creo más variantes tiene en este nuestro país -sin olvidarnos de las migas, claro está- y de la que al fin y al cabo creo, al recordar su sabor nos acaba influyendo más el subconsciente que otra cosa...